Los mitos palidecen

Uno se va haciendo mayor y se va dando cuenta de que las personas que te rodean no son omnipotentes y de que tienen y cometen más errores de lo que uno pensaba.

Los padres, primero, los profesores, después, son los dioses del universo conocido; los superhéroes y He-Man, los del universo inventado. Con los amigos pasa también y se pierden por el camino o se les coge más cariño. En cualquier caso las personas no son inmutables, por mucho que algunas lo intenten, y no es culpa de ellas, sino mía por haberme hecho ilusiones.

Me pasa que trabajé en el colegio en el que estudié y se acentúa esta sensación de devaluación. Los profes no son tan listos ni saben tanto, hablan incluso de temas banales y se pelean con la directora en una reunión porque no pueden beber alcohol en la fiesta de Navidad. Como cualquier otra persona.

Me miro al espejo y se me cae el mito, igual que el pelo, tengo rojeces en la cara, los dientes parece que se han movido, estoy más gordo. No hay duda, los mitos palidecen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s