Fruslería

La fruslería es una “cosa de poco valor o entidad”, como los blogs, como este blog, como los textos de los blogs, como las cosas que se me pasan a diario por la cabeza.

La primera persona que dijo “fruslería” en mi vida fue Superlópez, o alguno de los otros personajes del cómic. Supongo que no la olvido porque realmente suena a lo que significa, es una palabra del nivel onomatopéyico de “mamarrachada”, que con la repetición aparentemente aleatoria de sonidos devalúa la realidad, “bosta”, que ya suena a mierda desde la primera sílaba, e “imbécil”, que es más ofensiva que “idiota” solo por la fuerza bruta de la “b” y la “m”. Y escribiendo esto, me doy cuenta de que estoy creando una metafruslería, es decir, una fruslería que explica parte de sí misma.

Me imagino a un gran editor leyendo estas tonterías, emocionándose con la genialidad de mi manera de pensar, promocionándome como gran autor y reeditando, tras muchos años de éxitos, el blog en el que todo empezó. El texto “Fruslería”, un primer brillo de la genialidad de un escritor inmortal traducido a veinte idiomas. Y entonces todo dejaría de ser una fruslería y se desvirtuaría el texto, que obtendría una relevancia que nunca había pretendido, por lo que debería revertirse todo el proceso y el Universo me devolvería a donde estoy, sentado en mi habitación, pasando el rato y escribiendo una auténtica fruslería.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s